Un coach en tu adolescencia

Este artículo comencé a escribirlo en mi adolescencia cuando me hice las preguntas ¿a mi me hubiera gustado tener a alguien en mi adolescencia que me acompasará en mi organización, en mi gestión del tiempo, en dilucidar mi pasión laboral, salir de situaciones difíciles que yo mismo había creado, respetarme a mi mismo y a los demás, alguien que me ayudara a subir mi autoestima, alguien que me motivara para conseguir mis sueños?

En una situación o en otra todos nos hemos encontrado con la necesidad de tener un apoyo externo, alguien en quién confiar con total sinceridad, sin tapujos y con la garantía de una respuesta profesional, según mis experiencias no hay nada mejor en esta etapa que saber que esa persona está ahí cada día sacando lo mejor de esa etapa que marca tanto nuestras vidas, alguien con quien fluir en palabras todo lo que tenemos en la mente.

Es la etapa más vulnerable donde todavía nuestra personalidad no está totalmente definida.

La responsabilidad recae sobre nuestros padres, tutores, profesores de instituto, amigos, con todos ellos vivimos experiencias que poco a poco van forjando nuestra personalidad, también como sabéis marcada por nuestra genética, sin embargo en muchos casos la familia se auto culpabiliza de las actitudes de sus hijos adolescentes, conllevando a problemas familiares y sin saber como salir de estas situaciones que en la mayoría de los casos tienden a dividir el núcleo familiar.

Una de mis pasiones es la ayuda a los demás y empece a tratar con adolescentes desde el control de conductas, control de drogas, organización de vidas, dilucidar potencial, subir autoestima. Viví muchas experiencias que me hicieron creer en ellos (adolescentes), me demostré que mi programa «it’s timé to change» (tiempos de cambios)dio grandes resultados a todos mis pacientes, utilizando técnicas de Gestalt (tener la capacidad de ponernos en el lugar del otro), comprender su situación, trabajar con actividades vivenciales dando lugar a su mayor comprensión debido a la experiencia personal, basando nos en su educación emocional y utilizando razonamientos cognitivos a través del coaching (arte de las preguntas poderosas) y demostrando una vez más que el querer es poder y todas las situaciones son subsanables sin tener que llegar a culpabilizarnos ni a nosotros mismos.

Tengo el placer de contaros un caso real por el consemiento expreso del mismo paciente: (Brendan Uribe o adolescente X) con 19 años comenzó nuestro programa «it’s time to change y su historia quiere que os llegue a todos vosotros y tengáis la oportunidad de elegir y disfrutar de la adolescencia o quedarnos atrapados en ella de una forma directa o indirectamente. El se sentía atrapado en un aborigen de «problemas» con su familia, las drogas, creando personajes para otros por su falta de autoestima, pasando por el boomerang de negatividad creado por las mentiras que sólo te llevan a vivir una subrealidad difícil de comprender por el entorno que le rodeaba y sin salida, ni respuestas e incluso llegando al extremo de no saber como salir de esas situaciones que al fin al cabo le provocaban sufrimiento, donde su vía de escape era hacer locuras(drogas, fiestas…) para evadirse de la realidad que el mismo había creado.
Después de una situaciones judiciales y ver que perdia a su familia, novia…. Decidió aceptar ayuda externa y gracias a un familiar se puso en contacto conmigo.